¿Quieres una casa personalizada, terminada en menos de cuatro meses, que te cueste un 30% menos, que sea bioclimática y que tenga un diseño moderno? Si la respuesta es afirmativa, lo que estás buscando es una casa pop-up, una casa modular prefabricada de nueva generación, un híbrido entre la edificación tradicional y la industrialización. Casas económicas ideales para los que tienen parcelas sin edificar y quieren construir su casa en poco tiempo y a un coste mucho menor que las casas tradicionales.

Las casas modulares son el ejemplo de un nuevo método de construcción que tiene unos patrones de calidad muy similares a los de las cadenas de montaje de automóviles. Esta fabricación industrializada, que va al alza en nuestro país, representa una buena opción para el futuro del mercado inmobiliario. Algunos especialistas incluso llegan a afirmar que, en un futuro más próximo que lejano, el 100% de las viviendas de nueva construcción serán modulares y prefabricadas.

Las casas prefabricadas marcan tendencia, pero su origen hay que buscarlo en el siglo XVII, cuando los primeros colonos empezaron a enviar casas por partes desde Inglaterra a las colonias de América del Norte. El gran boom de este tipo de construcción llegó cuando la empresa norteamericana Sears las empezó a comercializar después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de que fueran los propios compradores los que se las construyeran. Hoy en día, la mayoría de la casas unifamiliares de Estados Unidos se construyen ensamblando módulos prefabricados.

Publicado: 10 de Enero de 2017